una camiseta

¿Una camiseta? Pero si María siempre va con

su túnica y sus mantos muchas veces,

bordados... pues sí, pero, imagínatela

como una niña de hoy, más o menos de

tu edad… y colócale sobre la túnica

una camiseta blanca. Quizás le

gustaría llevar menos ropajes

antiguos y tal vez, le apetecería

llevar esa camiseta fresquita y

sencilla con un corazón y una J

dibujada… Claro, una J de Jesús.

María con su camiseta nos

recuerda…

– Que debemos ser sencillos…

– Que lo más importante es llevar a Jesús

en el corazón.

– Que, al igual que María, la Iglesia no es

algo antiguo o pasado de moda, sino que

necesita de un rostro joven, fresquito y

simpático. Tú puedes ser el rostro joven

de la Iglesia de hoy, ¿por qué no? ¿Te

sientes Iglesia o pasas un poco de todo

esto?

EL TRAJE NUEVO DE MARÍA

– ¿Qué tal le queda?