haznos ser alegres como maría

María, te imaginamos feliz

haciendo las labores de casa.

Te vemos alegre y hablando

con la gente del pueblo.

Te vemos alegre, trabajando por los

tuyos,

feliz, a pesar de la pobreza

y disfrutando agradecida de lo que

tenías.

Hoy hay tanta gente

que vive triste o pesimista,

que piensa mal de todo y de todos,

¡Que a veces da pena!

Parece que haya gente

¡enfadada con la vida!

Te pedimos

que vivamos siempre alegres,

disfrutando de lo que tenemos y somos,

compartiendo los bienes

con generosidad y alegría.

y hoy, especialmente,

te pedimos por las madres,

las nuestras y todas las del mundo,

que tanto hacen pos sus hijos.

Señor, te damos gracias de todo corazón

porque elegiste a María

para ser la madre de Jesús.

Te damos gracias de todo corazón

porque nos has dado también a María,

como madre nuestra.