maría, ayúdame a ser amigo de todos

Haz que sepa atender sin cansarme.

Haz que acoja con bondad.

Haz que dé con amor.

Haz que escuche infatigablemente.

Haz que sea un amigo al que todos estén seguros de encontrar

en el momento necesario

y al que se pueda acudir cuando se quiera

a ofrecer una amistad serena,

a irradiar una paz gozosa, tu paz.

Haz que esté siempre disponible y acogedor,

sobre todo, para los más débiles y necesitados.

Así, sin emprender obras extraordinarias,

podré ayudar a que los demás me sientan más cercano.